Make your own free website on Tripod.com

Sorry, your browser doesn't support Java(tm).

FAN FICTION: "MI AMOR, MI DUEÑA"

PAGINA PRINCIPAL

GALERIA DE FOTOS

LISTA DE CAPITULOS

CONTACTOS XENITES

WALLPAPERS

DISCOGRAFIA

MP3

LETRAS DE CANCIONES

BIOGRAFIAS

JUEGO DE XENA PARA PS1

FAN FICTIONS

LINKS

E - MAIL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ATENCION

ESTA HISTORIA ES PARA MAYORES DE 18 AÑOS

 


 

AUTORA: Tritar        E-MAIL: hervideros@latinmail.com

Disclaimer: Las chicas no son mías, que más quisiera yo. Bueno ya sabéis a quien pertenecen UNIVERSAL/MCA Y RENAISSENCE  PICTURE.

Violencia: No.

Sexo: Mucho y explícito. La historia es de carácter erótico. Si dos mujeres amándose te molesta QUE DIABLO HACES AQUÍ, LARGO!!

 

Habían  acampado al lado de unos árboles y a pocos pasos de un manantial de aguas templadas.

Después de un duro día de pelea con unos esclavistas necesitaban  unos momentos de paz y tranquilidad. Y tiempo para recuperar fuerzas y curar algunos golpes y arañazos. 

Gabrielle se encontraba sentada en un tronco, parecía que estaba escribiendo  un pergamino, pero estaba más atenta a su compañera, que se encontraba a la orilla del pequeño manantial, se estaba desnudando para tomar  un baño.

- Vaya culito  más  prieto que tiene mi guerrera uh...  como me gustaría azotarlo  hasta dejar mis huellas impresas en él  y verlo rojo e inflamado por mi pasión,  esos anchos hombros morderlos y oírte gemir, anclar mis manos en esa pequeña cintura y que me dices de esos poderosos muslos separarlos y hundirme dentro de ti hasta que tu cuerpo abandone todo rastro de sentido común y tu mundo solo se mi boca,  uf... gabby  creo que tienes un problema y necesitas a tu guerrera y la necesitas ya; oh cariño cuando me dejaras  poseerte hasta que tu cuerpo suplique que no puede más, cuándo te abandonarás a mis caricias y me dejarás amarte como yo se que tu quieres, deja de pensar que el amor te hace débil, baja tus defensas y déjame entrar, yo sabré cuidar y proteger ese tierno corazón, siempre tienes que parecer la más fuerte, decidida, la dominadora,  la incuestionable, pero sabes amor, yo se lo que quieres y necesitas aunque no te atrevas ni a mencionarlo, tu cuerpo me lo dice a gritos y hoy voy a hacer tus más fervientes deseos realidad, pues son también los míos.

- Gabby ven el agua esta estupenda.

- En cuanto termine esta nueva historia.

Xena al poco comienza a salir del agua y se dirige hacía  donde tiene las pieles para coger una tela para secarse, va perdida en sus pensamientos y no se da cuenta de que Gabby  paró de escribir,  de la mirada  de deseo que tiene su compañera y amante  escrita en los ojos.

- Gabby por los dioses te necesito tanto que todo mi cuerpo me duele  y mi alma grita con desesperación cuando no te tengo cerca. Cómo decirte que quiero, que me hagas tuya, que mi cuerpo clama por tus caricias. Hace más de dos lunas que somos amantes, eres tierna y delicada  cuando hacemos el amor pero hay veces como ahora después de la batalla que necesito algo más rudo, fuerte, intenso  que haga que todas mis defensas caigan, sentirme poseída y tomada casi por la fuerza, sentir mi cuerpo conquistado y tomado por tu amor, se que estas preparada pero no se si lo estoy yo. Oh Gabby por favor... toma tu el mando oblígame, doblégame con tu amor, hazme tuya, coge lo que es tuyo por derecho de conquista.

 - No, no te seques, ven aquí - ordenó. Una corriente le subió por la espalda al ver que la guerrera  obedecía  instantáneamente y que esta bajaba la vista en señal de sumisión.

Xena se acerca hacia donde ella estaba y se queda de pie desnuda y sin pudor delante de Gabby, la cual empieza a recorrer con la mirada el cuerpo de abajo hacia arriba, quedando su mirada fija en dos inmensas lagunas azules.

- Hoy voy a poseerte, hoy vas a ser mía y no quiero oír nada más que tus gemidos.

- Oh si, solo tuya mi amada, soy tu mas rendida esclava.

Gabby acerca a Xena  con las manos en la cintura, paso su lengua por los muslos bebiendo las gotas de aguas que ruedan por ellos, acerca su boca al suave y rizado bello y le da unos suaves besos

- Separa los muslos amor.

Xena obedece y deja al descubierto su intimidad delante de la cara de su ama quien mete dos dedo  para probar el néctar de su interior.

- Estas muy humedad, qué estaba pensando mi esclava favorita?

Xena adquiere un color rojo que le sube hasta la punta de las orejas, mientras Gabby chupa su dedo, la acerca más, con una mano en la cintura, mete la otra en la entre pierna de Xena, abre los labios llenos de jugo y mira con avidez  mientras se pasa la lengua por los labios - Decididamente el color rosado de tu interior es mi favorito. -Xena cierra los ojos mientras Gabby mete su boca y chupa con energía su  centro del placer hasta provocar una descarga eléctrica que hace que sus rodillas se doblen y empieza a caer,  mientras Gabby la sujeta y la deja que repose su cabeza sobre su hombro, a la vez que captura sus pezones erectos y los rueda entre los dedos índice y pulgar hasta sacar un gemido gutural.

Cuando la respiración se vuelve más pausada la coge de las manos y la lleva hasta las pieles donde la sienta sobre sus pierna con las manos reposando sobre los muslos, gentilmente le quita el pelo húmedo de la frente, le da un beso salvaje  y profundo que acaba con un mordisco en el labio inferior, que hace a la guerrera  soltar un gemido en la boca de su compañera que solo hace inflamar el deseo de ambas, después la coloca de rodillas, a cuatro patas, Gabby se coloca detrás y posa sus manos en su adorado trasero.

- Tienes la mejor retaguardia, y lo mejor de todo es que es mía y hoy voy a darle un color más a mi gusto.

Comienza a azotarlo con energía, entre nalgada le daba pellizcos y suaves mordiscos.

- Oh  mi dueña, si, si, no pares, no pares, más fuerte mi dueña -

Estaba  sudando del esfuerzo, sus manos estaban dibujadas en toda su superficie. Metió una mano por la cintura para elevarla. Xena tenía un manto de sudor cubriendo su espalda, el calor intenso de los golpes sobre su trasero se mezclaba con el sofocante deseo que sentía en su entrepierna sintiendo como este resbalaba hacía fuera.

- Separa los muslos más, pega tu frente al suelo, déjame verte esclava, veo que te gusta, estas empapada- lamió con avidez primero los muslos y siguió con el manantial de néctar sin perder una sola gota de su preciado liquido a la vez que la llenaba primero con dos dedos entrando y saliendo sin prisas.

- Más mi dueña, más rápido-  Como contestación recibió una fuerte palmada en el trasero que la hizo gemir.

- Desde cuando una esclava me dice lo que quiere- otra fuerte palmada- Quieres que te deje así esclava.

- No mi dueña, perdona a tu esclava, no me deje, no lo volveré hacer.

- Bien, eres una buena esclava.

Seguía entrando y saliendo y añadiendo mas hasta que tenía su pequeño puño dentro, girándolo y estirando sus dedos con suavidad para palpar todo el interior, hasta tocar cierto punto nervioso estratégico, todo lo que se podía escuchar eran gemidos,  Xena se movía al ritmo de Gabby hasta que esta sintió como empezaba a tensarse los músculos interiores.

- Todavía no esclava, hasta que yo no te lo digas no puedes correrte.       

- Ama, por favor, no puedo mas, déjame, mi cuerpo va a estallar- comenzaba a tener contracciones en los músculos y el abdomen, su cara era del color carmesí.       

- Ya esclava.

- siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.......amaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa...........- el mundo estallo en colores su cuerpo, convulsionó mientras se deslizaba hacía el suelo, una mano la sostenía por la cintura mientras bajaba, sosteniéndola con firmeza pero a la vez con delicadeza.

Estaba extendida boca abajo con los ojos cerrados, su respiración era laboriosa pero aun así sentía a su "dueña” sobre ella, colocada entre sus pierna, sintiendo el calor y humedad que emanaba el sexo sobre su trasero, haciendo que su lívido  volviera a resurgir con mas fuerza, su “dueña”  estaba posando besitos sobre su espalda y su cuello. 

- Descansa mi esclava, aun no he terminado contigo- dicho esto se levantó y cogió de las alforjas su juguete preferido, recolocándose entre las piernas y volviendo a  ponerla a cuatro patas, metió dos dedos entre los labios, los cuales salieron empapados- uh... veo que estas dispuesta de nuevo- dijo, con los dedos  empapados  y empezó a lubricar el ano con ellos, a meterlo con sumo cuidado a la vez que colocaba el falo a la entrada de la vagina y poco a poco la penetraba,  la estaba penetrando por los dos sitios a la vez, hasta que sintió que estaba completamente dentro, con la otra manos la sujeto por la cadera, comenzó a empujar, solo se escuchaba el suave golpear de una contra la otra, incrementando el deseo, cuando estaba apunto de correrse de repente saco el falo de la vagina, lo que provocó una protesta que enseguida fue contestada cuando el falo entró por asalto en el estrecho orificio de su trasero, lo que le hizo dar un salto para apartarse aunque no pudo, estaba bien sujeta por la cintura, mientras entraba y salía con rapidez otra mano jugueteaba con su clitoris hasta que consiguió una serie de  orgasmos seguidos.

– oh Gabby por los dioses oh siiiiiiiii.... sigue no pares no pares siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii......   Se quedo desmayada sobre las pieles con  su “dueña” sobre su espalda, muy despacio Gabby saco el falo, lo dejó a un lado y se colocó al lado de Xena, quien al sentirla a su lado se le acercó como un cachorrillo buscando a su amo, buscando su calor, colocando su cabeza sobre el hombro de Gabby  dándole un beso en el cuello, y posando una mano sobre la cintura. Gabby  pasaba su mano por la espalda apretándola contra ella.

Xena con los ojos nublados por la intensa pasión y amor que sentía por su bardo.

- Gracias amor ha sido lo más intenso que jamás he sentido, gracias por amarme sin pedir nada a cambio, por ser como eres, por estar a mi lado, te quiero.

- Gracias a ti por confiar en mi, por dejarme quererte y estar a tu lado, eres para mí como el aire de la mañana que trae consigo el agua y nutre la tierra  para que todas las criaturas puedan vivir, eso eres para mí, la esencia de mi vida,  te amo.

Xena cierra los ojos y se duerme mientras Gabby le acaricia el pelo y le da un beso en la frente

- Te quiero mi guerrera.

-Yo también mi bardo.

~FIN~