Make your own free website on Tripod.com

Sorry, your browser doesn't support Java(tm).  

FAN FICTION: "ALEMANIA... ¿LA CIUDAD DEL AMOR? "

PAGINA PRINCIPAL

GALERIA DE FOTOS

LISTA DE CAPITULOS

CONTACTOS XENITES

WALLPAPERS

DISCOGRAFIA

MP3

LETRAS DE CANCIONES

BIOGRAFIAS

JUEGO DE XENA PARA PS1

FAN FICTIONS

LINKS

E - MAIL

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Autora: Louvea                     E-Mail: lucylawles@terra.com

Todos esperaban la confirmación del viaje para grabar en Alemania el último capítulo de la octava temporada. Lucy, Kevin y Renée hablaban sobre los preparativos del viaje, cuando Robert se asomó por la puerta de su despacho y llamó a su mujer. Esta dijo:

“¿Cuántos apostais a que él no puede ir?

“Por qué será esta vez, ¿negocios, quizas un familiar muerto, prensa?” bromearon ambos amigos mientras ella entraba.

Al poco rato como ya era costumbre, se oyó la voz de la morena en un tono un tanto irritado, gritando:

“¡¿QUÉ TIENES QUE ASISTIR A UNA CENA BENEFICA?! ¡SI NI SI QUIERA SABES LO QUE ES LA CARIDAD!” entonces ella salió dando un por tazo antes de que la ahogada voz de Robert se oyese.

“¡¡¡Sam (su secretaria), por favor veeeeeeen!!!”

“No le soporto, hay viaje, PERO SIN ÉL” dijo mientras que salia hacia las escaleras para abandonar el edificio.

Cuando los otros dos actores consiguieron al fin darla alcance, la encontraron entrando en un bar. Se sentaron los tres en la mesa, y dejaron que Lucy se desahogara a sus anchas:

“¡¡¡SIEMPRE ME PONE ALGUNA EXCUSA… PERO ESTA VEZ SE HA PASADO… UNA GALA BENEFICA, JA, ME HE REIDO EN SU CARA”

“¿Por qué crees que hará estas continuas cancelaciones???” preguntó Renee.

“No estoy segura pero el motivo será seguramente una rubia pechugona, sin cerebro alguno, ya sabes de las que les gustan a los chicos” dijo señalando acusadoramente a Kevin.

“Hey, yo las prefiero morenas” dijo sonriéndole a Lucy quien le devolvió la sonrisa

“¿Hay algo que tu no conviertas en broma?”

“¡¡Hey!! Esto no es broma

“No lo dudes” le pico Renee, quien poco después de aquel comentario recibió una patada. Kevin se sentó junto a Lucy, la rodeo por los hombros con su brazo, y le dijo que no se preocupase, que Robert era un imbécil por el simple echo de no darle explicaciones, o convertirlas en excusas baratas y mal formadas. Entonces ella le sonrió y le dio las gracias por ser siempre tan buen amigo. Renee aprovechó el momento y dijo:

“Estais para foto” ambos se apartaron automáticamente mientras no podían evitar sonrrojarse “Oye, yo tengo que irme para prepararme para el viaje, ¿ok?

“Si creo que yo también”

“Está bien, os lleve

“No, no hace falta” replicó Lucy

“Insisto. No es molestia alguna si es eso lo que te preocupa”

Al poco rato, ya montados en el descapotable que Kevin conducía, la primera parada fue la casa de la morena, quien con un “adios, y gracias” se despidió de sus amigos. Ares no pudo evitar echarle un repaso, gesto que no paso desapercibido para Renee

“Vaya, vaya. Asi que midiendo a la mujer del jefe, ¿eh?

“¡¿Qué?! ¡No, pero que tonterías dices!

“Yo siempre dije que te metías en demasía en el papel

“¿Qué? Venga hombre no me vengas con tonterías, ella es tan solo una buena amiga…

“BUENA AMIGA, ya había oído yo ese termino, ¿de qué me sonará? ¡Claro, es lo que me dijo Robert una semana antes de empezar a salir con ella

“Yo la veo como una amiga, mas bien una hermana, eso, una hermana

“Ja”

“¿Ja? ¿Qué significa ese JA?

“Que no me lo creo

“¿Pero el que te hace pensar que la quiero?

“Te he pillado

“¿Qué?

“Yo no he hablado de que la quieras, ni si quiera lo he insinuado, pero tu… tu lo has dicho, sin ton ni son

“Tu parada” dijo en seco Kevin, pues allí en frente a dos centímetros estaba el modesto chalet de Renee.

“Adios enamorado”

Una vez esta hubo bajado empezó a cuestionarse si aquel sentimiento referido a Lucy y que no conseguía descifrar era tan obvio. Se decidió por cambiar de pensamientos, pues cuando pensaba en ella su cabeza se llenaba de dudas.

A los dos días, ya en Alemania, los tres disfrutaban de unos días de descanso antes de empezar el rodaje. Tanto Renee como Kevin parecían disfrutar del lugar, pero Lucy se quedaba en las nubes cada dos por tres. La animaron para que llamase a Tapert para ver si asi se quedaba mas tranquila. Dicho y echo se disponía a marcar el numero con algo de miedo. Empezó a dar linea, y ella espero a oir a su marido, caso que no se dio, pues una voz femenina cogió el teléfono:

“Diga”un tintineo infantil y juguetón resonaba al otro lado del teléfono, mosqueando en demasia a Lucy

“¿Quién eres?”

“Esto yo…” la voz empezaba a temblar

“Ahhh…” Entonces Lucy callo en la cuenta “¡¿SAMANTHA?! ¡¿QUÉ NARICES HACES TU CON EL MOVIL DE MI MARIDO?!

“Esto ej” entonces la voz cambio “Esto, ejm, ¡Hola cariño! ¿Qué tal en Alemania? ¿Esta todo bien por ahi?

“Estabas con ella, ¿verdad?”

“Bueno, estar con ella es un término con muchos significados…

“Pues me refiero al significado de acostarte con ELLA”

“Es que… bueno, tu estas en Alemania y claro yo…” a partir de ahi ella no siguió escuchando, colgó el teléfono enfurecida, antes de caer sentada a un banco cercano a ellos. Su dos amigos se acercaron a consolarla.
“El no te merece” replicó Kevin

“No lo dudes” le apoyo Renee

“Pero aun asi, él era mi marido, y claro

“¿Espera, era? Quiero decir, ¿vas a cortar con él?

“Pues claro, ¿no es lo lógico?”

“Yo creo que si” dijo Kevin mientras reciba un pellizco ocultado a la vista de Lucy

“Deberías darle otra oportunidad, en fin llevais largo tiempo juntos, y creo que se lo merece

“Pero Dios sabe cuanto tiempo me ha engañado

“Cierto tienes toda la razón” corroboró el moreno antes de recibir una patada.

En esto estaban cuando un policia se acercó a Renee y le preguntó:

“Essss suyyo eseee pegout azul alquiiiladoo” su español no era muy cultivado

“Si…”

“Puezzzz sse looo eta llebando la grrrua”

“¡¿Qué?!” la joven mujer salió disparada de su asiento, mientras se dirigía a la grua se llevaba el coche que había alquilado

“Vaya, de nuevo solos” anuncio Lucy, quien sin poder evitarlo cabizbaja empezó a decir todas las palabrotas que se sabia, las cuales eran unas cuantas

Kevin no aguantaba verla en aquel estado. Se acercó a ella y la abrazó haciéndola saber que podía confiar en él. Este gesto ella lo agradeció.

“Hey, no sufras, él no lo merece

“Eso es lo que siempre se dice, pero, gracias, supongo”

“Yo lo digo en serio” dijo elevando su rostro por la barbilla “él no sabe lo que se pierde, pues si lo supiese no te haria daño alguno.

Lucy pareció calmarse un poco.

“¿Qué tal si nos vamos de aquí?” él aceptó. Ninguno de los dos reparó en Renee, quien seguia peleando inútilmente contra el policia quien no entendía ninguno de sus insultos.
Pasearon sin decir palabra, sencillamente unidos de forma afectuosa, pues ella caminaba junto a él, y mientras Kevin la rodeaba con un brazo por sus hombros. El paseo transcurrió con normalidad, exceptuando a dos fans que les reconocieron casi al instante, y pidieron sus autógrafos.
El atardecer, mas bello que nunca para Kevin pues estaba con ella, cubria la ciudad, mientras el duo seguia andando, hasta que decidieron descansar en un parador, con un mirador precioso desde donde se veian vistas maravillosas. Él fue el primero en hablar mientras en un balcón del mirador les servían unos refrescos burbujeantes:

“¿Estás mejor?”

“¿Qué es lo que quieres oir?” dijo ella elevando su rostro

“La verdad.

“¿Para qué? Total, no es eso lo que te gustaria oir. Quieres percibir las palabras, estoy bien, para poder irte a hacer tus cosas” dijo en tono frio Lucy

“No te pongas apática, ¿vale? Realmente me preocupas más de lo que crees”

Ella le dirigió una mirada enternecedora antes de contestarle

“¿Por qué tienes que ser siempre tan encantador? En fin, no se, tu eres amable, te gusta escuchar, tienes paciencia” dijo arrimando la silla a él “¿Por qué me tenido que casar con la imbersidad a ti personificada???

“Venga, Robert tampoco es tan horrible

“dime tan solo una cualidad agradable de él

“Pues…” Kevin se estrujaba la cabeza en vano “Que paga bien” Ambos rieron

“Ahora en serio, ¿qué voy ha hacer, ¡es mi jefe!? Le vere todos los días con ella, juntos, y yo… no… no” él puso dos dedos en sus labios, impidiendola continuar

“La mayor tortura la obtendrá él, pues te verá todos los días, y sabrá lo que se a perdido, sabrá que ha extraviado aquello por lo que era la envidia de medio mundo, yo… incluído” Lucy levanto la mirada hasta ahora perdida en la nada.

Mientras Kevin se machacaba en su interior ¿Por qué era tan inoportuno, por qué tenia que decir siempre las cosas en el momento menos conveniente?

Estuvieron cierto rato mirándose. El empezó a sonrrojarse, justo cuando ella, sin previo aviso se lanzo a sus labios. Un segundo… él no entendia que ocurria, dos segundos… el devoraba hambriento a su amiga en un furioso embate por ver quien besaba de forma mas romántica y apasionada.

La mañana del nuevo día despertó a Lucy, quien con sorpresa observaba quien se encontraba a su lado. No recordaba lo que había pasado, tan solo un sentimiento de culpabilidad recorria su cuerpo, pues sentia que le había utilizado para vengarse de forma cruel de su marido. Ademas aquella noche con su “amigo” tan solo reformaba la idea de que ya no queria a Robert, idea que merodeaba en su cabeza desde hacia meses. Salió sigilosamente de las cama, procurando no despertarle. Se vistió con disimulada prisa, y antes de salir y volver a su habitación escribió una nota, que, dentro de un sobre, puso en su mesita de noche. Cerró la puerta, no sin antes observar la habitación, testigo de la noche mas romántica que jamás había probado. El corazón le rogaba a gritos que no le abandonase de aquella manera, pero la razón, creyendo opinar sobre la verdad, acabo ganando.

Alguien golpeaba la puertas de su habitación, mientras Kevin se despertaba. Intentó ubicarse en el tiempo cuando descubrió que ella ya no se encontraba con él. Alguien seguia llamando a la puerta, con fuerza suficiente como para tirarla. Él encontró la nota, pero antes de leerla, se puso un albornoz y se dirigió a abrir la puerta. Allí de pie, con un rostro frustrado se encontraba Renee:

“¡¿Se podia saber a donde fuisteis?!” entonces se percató del estado de la habitación, con la ropa de Kevin repartida de forma desconsiderada por toda la habitación, y se hizo una vaga idea de lo que debio ocurrir, para contestar después con tono pícaro “Supongo que anoche no dormiste mucho, ¿verdad?

“Dejate de bromas, ¿has visto a Lucy?

“¿A que no esta contigo…?” bromeo Renee

“No, para cuando me levante ya se había ido”

Al oir esas palabras Renee enmudeció automáticamente. Se llevó la mano a la boca, mientras asimilaba la información

“¡¿Estuvisteis juntos?!

“Seria una forma de decirlo” sonrió Kevin

Ella estaba a punto de darlela enhorabuena, cuando, para sorpresa de Kevin, pregunto:

“Antes de hacerte ilusiones tengo que decirte que Lucy me comentó una vez que solia cortar con los chicos por notita, era algo que tan solo hacia en la universidad pero quizas…” Kevin toco su bolsillo y su cara se transformó en una mueca de horror.

“Te ha dejado una nota ¿cierto?

“Si” Kevin saco un sobre que no estaba cerrado y se lo dio a Renee “No quiero leerlo, por favor hazlo tu” ella cogio el sobre y empezo una lectura en voz alta:

Para cuando recibas esta nota ya no estaré contigo, y no quiero que me sigas.
Nos volveremos a ver pues trabajamos juntos y somos amigos, pero lo de anoche es algo que jamas debio suceder, comprende entonces que no quiera recordarlo, entre otras cosas porque no quiero que nada cambie.
De verdad que lo siento,
Lucy


“Esta bien,Renee, gracias por leermela

“No… no hay de queeee” dijo en un suspiro

“Ahora si no te importa…

“Tienes que vestirte, ¿no?”

Él afirmó con la cabeza.

Una vez solo, se tiró con furia contra la cama, odiando todo su alrededor y maldiciendo aquella noche.


Faltaban apenas cinco minutos para que comenzase el rodaje, y Renee buscaba con desesperación a Kevin, quien como ella pensaba, quizas no estuviese en posición de salir de la cama, sobre todo después de leer el guión. En aquel capítulo después de años de persecución, tras una escena romántica, Ares y Xena, la fria y calculadora guerrera, se declaraban. Este capítulo, hecho específicamente para desmentir el sub-texto, no seria precisamente agradable para el pobre Kevin, quien, para sorpresa de la joven mujer, entraba en esos instantes en el plató. Se acerco a él, antes de preguntarle:

“¿Has leído el libreto?

“Si, muy oportuno, si quieres mi opinión” contesto de mal talante. En una ocasión normal ella hubiese reido, pero no en un momento como aquel. Entonces él descubrió un pequeño toque de temor en los ojos de Renee lo cual indicaba la presencia de alguien detrás suyo. Se giro para encontrarse con el cabizbajo rostro de Lucy quien murmuró un leve “Hola”.


Kevin le contestó con un gruñido y se fue, desapareciendo de su vista. Renee no se fue de una forma tan grotesca, pero mostró no tener ganas de hablar con su amiga:

“Supongo que tu también me odias” dijo dispuesta a irse.

Entonces la rubia retrocedió.

“Mira, no es que te odiemos, o al menos yo no, pero… ¡jope que le jugaste una mala pasada! Sabes que a él le gustas de verdad, esta bien fastidiado

“Ya pero… no se merece que yo le utilice

“Tu sabes que no le utilizaste” dijo mirándola a los ojos “¿Verdad? Fue algo más

“Ja” intento reir sarcástica, pero al final se admitió derrotada “Si, seguramente sienta algo más”

“Pues entonces…” dijo señalando la posición del actor. Al momento cuando se disponia a hablar con él las palabras “¡¡¡Empezamos!!!” se oyeron, se acabo el descanso, reestructuraron sus planes, mientras se dirigia al plató. La escena del beso, la mas simple fue la primera en rodarse. Alli en medio del bosque ellos dos sentados mientras todos se preparaban.

“Oye, Kevin”

“No puedo hablar, tan solo quiero concentrarme en esta escena tan ridícula, por Dios espero que tan solo tengamos que hacerla una vez”

Entonces resonaron las palabras: “Tres, dos, uno… ¡se rueda!”

Ambos se metieron de lleno en el rodaje recordando su diálogo:

“Ares, yo agradezco tu ayuda…

“Pero…

“Pero esto no puede salir bien, como comprenderás, ¡eres el dios de la guerra! Por el amor de Zeus

“Y que tiene que ver eso, yo te quiero

“Pero eres una divinidad Ares, un dios, estas por encima de los humanos

“No hay mayor divinidad que tu”

“¡Corten!” dijo el director mientras se dirigia a Kevin “Venga, ponle un poco de sentimiento, que parece que la odias.

Kevin estaba a punto de contestar y meter la pata, cuando Renée dijo “Es… es tan solo que esta un poco cansado, ¿volvemos a empezar?

“Esta bien”

Entonces escena por escena Kevin se cabreaba mas con ella, teniendo que repetir la escena. El director empezaba a salirse de sus casillas cuando volvio a gritar “¡¡¡Corten!!!” fulminó al moreno antes de decir “¡Descanso de 5 minutos a ver si a alguno que yo se me le viene la inspiración!”

Renée se acercó a Kevin, quien no habia hecho caso de las palabras de su superior.

“¡¿Qué te pasa?!

“Nada, ¿por qué crees eso?” dijo sarcástico

“Te advierto una cosa todos empiezan a cansarse y…

“Ya, sabes pero yo ya llevo una mañana cansado” dijo Kevin interrumpiéndola “Y, ohhh, fijate, nadie se a percatado, ni si quiera me han preguntado `¿Kevin, por que actuas como si quisieses matar a Lucy?´

Ella se disponia a contestarle cuando el moreno soltó un bufido como de indignación y salio disparado de alli. Ella no entendia esa reacción, pero al girarse se encontró con que alli algo apartados de ella se encontraba Rob Tapert hablando animadamente con una cabreada Lucy que lo miraba con cara de odio a pesar de que dejaba que él la agarrase por la cintura. Él dijo unas palabras desesperadas, ella le miró arrogante, sonrió de forma cruel y negó con la cabeza. Rob se calló cabizbajo, se apartó de ella, y antes de irse le dio un ligero beso, como despedida. La rubia se acerco a su amiga, y cuando le preguntó que había pasado, y Lucy le contó lo que ella había preguntado, Renée sonrió abiertamente.

El rodaje recomenzó. Todos se pusieron en su lugar esperando otra desastrosa actuación por parte del actor, quien se había propuesto hacerlo bien para no tener que volver a besarla en esa escena:

“Ares, yo agradezco tu ayuda…

“Pero…

“Pero esto no puede salir bien, como comprenderás… ¡eres el dios de la guerra! Por el amor de Zeus

“¿Y que tiene que ver eso?, yo te quiero

“Pero eres una divinidad Ares, un dios, estas por encima de los humanos

“No hay mayor divinidad que tu” dijo mientras cogia sus manos entre las suyas

“Ares yo se que tu asi lo quieres, pero…”

“Pero sientes algo por otro ¿es eso? ¡Ya entiendo, prefieres a Hércules, quizas a Iolaus”

“Ares, los celos te vuelven loco, ¡ellos estan muertos!

“Ya pero mejor estar con muertos que con vivos tan asquerosos como yo ¿no?”

La escena era realmente fantástica, todos los presentes quedaron embaucados por la forma tan magnifica con la que actuaban, pero ellos no entendian que no actuaban, solo Renée se dio cuenta, aunque Tapert sentia que había gato encerrado.

“No es eso, es tan solo que creo que no me quieres, solo me deseas para pelear en tu nombre”

“Eso es una excusa estúpida y sin sentido, sabes que te quiero, te lo he demostrado de miles de formas, y ninguna de ellas he querido sacar nada a cambio a parte de tu agradecimiento” dijo enfurecido del todo mientras “Xena” intentaba controlarlo “Dime que no me quieres, y me voy, no necesitas mas que eso, y te dejaré en paz. Dime que quieres a otro, que me detestas y… ya esta, desapareceré… para siempre” dijo dándose la vuelta esperando oir esas palabras” esto ya se salia del guión, pero solo los mismos de antes se percataron pues los demas disfrutaban de la pasión que por fin le habian puesto a la escena, toda la pasión requerida en escenas anteriores

“No quiero a otro. Te quiero a ti” dijo suavizando su tono de voz. El “dios” se giro al entender que ya no actuaban, que eso era real “Ya me has oido, ahora estoy bajo la espera de tu respuesta”

“¿Es necesario que te conteste con palabras?”

Ella negó con la cabeza, mientras el moreno la agarraba de la cintura y de un movimiento rápido pero suave la atrajo hacia asi, hasta besarla. Rob miro atónito la escena mientras ladraba mas que gritar la orden de que cortasen. Él sabia que algunos actores improvisaban, pero aquello… ¡habían cambiado totalmente el guión! Ninguno de los dos acató su orden, haciendo caso omiso. Gesto que extraño a todo el equipo, quienes comenzaban a cuchichear de forma nada disimulada. Rob se dirigia furioso y exaltado a la explanada, pero Renée le paró los pies algo nada fácil teniendo en cuenta lo furioso que estaba. Al momento Kevin rodeo con sus brazos a Lucy intensificando el beso, señal de que no pensaba apartarse de ella. Esto fue la gota que colmo el vaso, y Rob apartó de un golpe brusco a la joven rubia, quien cayó de forma dolorosa al suelo. El productor iba a toda velocidad hacia el duo, quienes seguian besándose. Él apartó de forma violenta a la pareja, agarro a Kevin, y con su puño depositó un furioso golpe en el rostro del pobre actor que cayo al suelo. Mientras que Kevin se desplomaba en el suelo, Rob se aseguraba de que no se había roto la mano.
Si algo había aprendido Lucy en esos años en la serie, eran artes marciales, por eso mando, de una patada en las costillas, a su “marido” ha un metro de distancia por lo menos, mientras se cercioraba de que Kevin estaba bien. Rob se levantó a duras penas mientras era ayudado por dos personas más.

Todo el equipo miraba quieto en el sitio, lo que en tan solo unos minutos había ocurrido.

“Eres una…” dijo haciendo ademán de ir a insultarla “Pienso conseguir que te… te”

“¿Qué me despidan? Hazlo, seamos específicos, inténtalo, dudo que lo consigas.

Tapert resopló antes de alejarse de ellos con la poca dignidad que le quedaba arrastrándose tras de si a cada paso.

“¿Estás bien?” preguntó asustada la actriz a Kevin.

“Hombre me ha saltado un empaste, pero… ahora que te veo mejoro con rapidez”. Ella sonrió alagada, le dio un beso y le ayudo a ponerse en pie. Todo el plató miraba esperando alguna explicación. Lo único que escucharon fue la voz de Renée inquiriendo que se continuase el rodaje.


La mañana despertó a Kevin. Este comprobó que de nuevo junto a él esa mañana no había nadie. Un escalofrio recorrió su cuerpo al encontrar una nota sobre la mesita de noche. La cogio nervioso, y sin poder evitar un temor razonable, saco la hoja que dentro se encontraba:

Te quiero

A la vez que leia esas dos palabras, alguien detrás de él las pronunciaba. Levanto la vista y alli para regocijo y gozo de su vista se encontraba Lucy sonriéndole de esa forma tan arrebatadora que algún día acabaria volviéndole loco… puesto que aun le quedaban muchos dias junto a ella para poder verla sonreir.

 

~FIN~